5 de abril de 2014

Vivir en sociedad

Los derechos de uno,
terminan donde empiezan los derechos del otro.


Fue algo que aprendí desde muy chico y muchas veces me fue útil para entender hasta donde puedo ir, hablar, actuar; sin tener que sufrir las consecuencias de afectar a otra persona.

Vivo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la capital más poblada de Argentina, y debo compartir espacios, transportes, servicios, etc con otras 3 millones de personas.
Con sinceridad, cada vez se me hace mas difícil...


En estos últimos días, se han dado muchos casos de linchamiento (intento) a delincuentes en la vía pública, por parte de ciudadanos cotidianos. Y remarco el "muchos casos" porque lamentablemente ya no se puede confiar en ningún canal informativos, y es muy probable que sólo sea una cuestión de moda, y se repitan una y otra vez las mismas noticias.

En fin, todo esto devino en un debate social de ¿Es correcto el linchamiento de delincuentes?
Polémico desde el vamos y muchos se esfuerzan por profundizar la polémica:
Los que están moralmente ofendidísimos con la idea de linchar a alguien y los que parece no moverles un pelo matar a otra persona.
Y como todos los últimos debates en este país, todo llevado cada vez mas a sus extremos.


No pretendo llegar a ninguna reflexión, ni mucho menos, sólo estoy pensando en voz alta.

Los delincuentes, por su nivel socio-cultural, se vieron obligados a vivir en ese estado animal de supervivencia en el que la vida no vale nada. Ni la de ellos y mucho menos la de los demás.

No podemos rebajarnos a ese nivel, porque nosotros tuvimos una educación y sabemos que eso está mal y no lleva a ningún lado. Pero esa gente no esta capacitada para vivir en sociedad. Que estén libres a las 12hs del crimen, es una LOCURA y un peligro para todo el resto.

Es como que un perro te muerda y lo eches al grito de "malo perro, vaya cucha!"
A la vuelta de la esquina, va a morder a otro.

...

A veces pienso que hacerse cargo de los errores, ya pasó de moda, al igual que el premio y el castigo.
A veces pienso que hacer las cosas bien, cuesta mucho más trabajo que hacerlas mal, y tiene muchos menos beneficios inmediatos ... y por lo que veo, también a largo plazo.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario