Juego de Carta para niños - Pokémon

El ser humano es un animal de costumbres

Hoy me topé con un texto muy interesante de Axel Marazzi en su newsletter semanal: Observador

Nos cuenta sobre Tony Fadell, creador del iPod, co-inventor del iPhone y fundador de Nest Labs, la compañía que desarrolla productos para hogares inteligentes que fue adquirida por Google en 2014 por 3.200 millones de dólares. Fadell es uno de los ingenieros y diseñadores más importantes que tuvo Silicon Valley. Al haber trabajado en el iPod y el iPhone incidió de maneras impensadas en todos nosotros. Él fue una de las personas que, de alguna manera, cambió nuestras vidas. Después de todo, los smartphones que conocemos hoy, con pantalla táctil y habiendo dejado el teclado físico en el pasado junto a empresas como BlackBerry o Nokia, son una evolución del primer iPhone.

En 2015 Fadell dio una charla TED donde habló sobre el diseño, sobre la importancia que tiene el buen diseño, cómo es que el buen diseño no se nota porque fue pensado para que así sea y cómo solemos acostumbrarnos a las cosas que están mal diseñadas. El ejemplo que puso fue el sticker que suele venir en las frutas. Cómo pasamos de, la primera vez que lo vimos, enojarnos porque no podíamos comer una manzana instantáneamente sino que tuvimos que despegárselo, ensuciarnos las uñas, después intentar despegárnoslo de nuestros dedos y recién ahí poder comer. La primera vez nos molestó, pero después de hacer el proceso decenas de veces, nos acostumbramos. Las personas nos acostumbramos al mal diseño y dejamos de cuestionarlo.

Fadell habla del proceso en el que nuestro cerebro se habitúa a hacer las cosas nuevas que aprendemos. Cómo pasamos de vivir una situación estresante, como puede ser manejar, en la que empezamos prestándole atención a decenas de cosas como señales de tránsito, otros vehículos, las luces, los peatones, a habituarnos a esa actividad y, de a poco y a medida que pasa el tiempo, se vuelve más fácil. ¿Por qué sucede esto? Es un proceso que lleva a cabo nuestro cerebro. Si todo el tiempo que manejáramos sintiéramos lo mismo que sentimos cuando recién empezamos a hacerlo sería increíblemente cansador. El cerebro lo convierte en hábito, nos permite hacerlo sin estar pendiente de absolutamente todo lo que sucede a nuestro alrededor –o estándolo de una manera diferente–para poder adquirir nuevos conocimientos.

Y si bien en algunos casos habituarse es algo bueno, en otros no. Si nos habituamos a los inconvenientes que están alrededor nuestro, eso se convierte en un problema todavía más grande porque, en primer lugar, estaríamos aceptando un inconveniente habitual y, en segundo lugar y mucho peor, esto no nos permitiría resolverlo.

Ahí es cuando la charla de Fadell se pone interesante y explica cuál es el trabajo de los diseñadores, de los desarrolladores, los emprendedores e inventores: notar esos detalles que todos los días nos hacen la vida un poco más complicada y a los que nos acostumbramos para resolverlos.

Una charla inspiradora que nos alienta a observar las pequeñas cosas que están mal, que nadie ve, para intentar cambiarlas.

Comentarios