8 de junio de 2016

No somos nada - Volar, la tierra y el espacio


¡¡¡Esto es una locura!!!

Si alguna vez viajaste en avión, lo habrás pensado.

En principio, que ese monstruo de metal gigante y pesado, pueda despegarse del piso y volar.
Y después viene todo la experiencia del vuelo en sí:
Te subís al avión, despega, por la ventana se ven los techos de la casas, cada vez mas casas, cada vez mas chiquititas. En un momento sólo se distingue la tierra del agua y luego llegan las nubes. 

En ese momento, de literal suspensión en medio del cielo, no hay lugar para dudas, sabés que en algunas horas, el avión empezará a descender y se repetirá la secuencia en la ventanilla pero manera inversa... y listo, parados en tierra firme.

Hablemos de los astronautas, en especial de los primeros.
Esos tipos estaban por subir en un avión el doble o triple de monstruoso, que no se detendría al llegar a las nuebes... llegaría al espacio, el absoluto vacio, a algo completamente desconocido, completamente oscuro.... y en un momento la tierra empezaría a quedar atrás, cada vez mas chiquita, hasta que sea un punto. Un pálido punto azul en la lejanía.
En ese momento, de literal suspensión en medio de la nada, ¿no hay lugar para dudas?

Algo de eso cuenta este video de Carl Sagan, sobre una de las fotografías más famosas de la historia de la humanidad: "Pale Blue Dot", una fotografía de la Tierra tomada por la sonda espacial Voyager 1 (NASA) a 6000 millones de kilómetros de distancia.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario