31 de agosto de 2012

Hasta que no te lo dice alguien más...


Ayer asistí a una conferencia de Norberto Chaves "Pensamiento tipológico y proceso de Diseño" por recomendación de Moni y la verdad que me resultó super interesante.

"El dominio de tipologías estilísticas y morfológicas constituye un pilar básico de la capacidad técnica en todo oficio en el ámbito de la cultura: lenguajes, estilos, retóricas, géneros, familias... Este dominio, lejos de bloquear la creatividad, la potencia al concentrarla en los tipos detectados como pertinentes al caso. El diseñador no siempre desarrolla esta capacidad, limitación que empobrece su repertorio de opciones y ralentiza el proceso decisional al privarlo de parámetros de evaluación de la validez de sus diseños."

Durante la conferencia hubo comentarios y ejemplos que fueron muy claros en relación a las ideas plateadas por Chaves, de como ve él el proceso de diseño y como debe encararse.

Al mismo tiempo me resultó un poco confuso o contradictorio su planteo de: "el diseño no tiene metodología, ni una formula para realizarlo" mientras explicaba el proceso que él propone a la hora de diseñar.

Ustedes se preguntarán, para qué carajo escribo todo esto ... bueno, resulta que luego de la conferencia, se abrió micrófono para realizar preguntas. Una de ellas fue la siguiente:

"¿Qué es lo que hay que hacer cuando viene un cliente en busca de "diseño", cuando no lo necesita?"

Chaves dijo que eso podría ser a causa de 2 razones: tener miedo de quedar retrasado en la competencia ante la permanente innovación del resto de las empresas, o ver que todos renuevan diseños y querer lo mismo.

Luego de alguna vueltas, llegó a la respuesta concreta a la pregunta del chico:

"Tenemos que agradecer a esta sociedad idiota que vive el consumismo y que fabrica necesidades donde no las hay. Si la sociedad no fuese así de estúpida, sólo tendríamos trabajo un tercio de este aula. La mayoría de las cosas que hacemos, verdaderamente no las necesita nadie.
Si tu cliente dice que necesita "diseño" entonces ... lo necesita y nosotros estamos para resolver problemas y ese es uno. Al fin y al cabo, vivimos de eso.
Yo siempre digo que deben desarrollarse horizontalmente en distintas disciplinas y no hacia adentro especializandose en una sola cosa; porque como todo en este mundo, un día la sociedad se da cuenta y quedamos todos en la calle sin saber que hacer, y nosotros somos los primeros en caer"


Yo la verdad que me quedé duro. No esperaba esa opinión sobre la profesión que estoy estudiando, aunque al llegar a casa y contárselo a La Patrona me dijo: "y sí,  no me digas que vos no lo sabías!"

Día a día me indigno más y más con esta época en que nos venden necesidades innecesarias y nos bombardean con marketing para que consumamos todo. Estoy arto de eso, me da bronca ... y más me da bronca que sea dificilísimo salir de ese sistema.

Y ahora resulta que yo soy una consecuencia de esa mierda de sociedad.

Darme cuenta de eso, que alguien me diga en la cara algo que estaba a la vista de todos menos para mi ... me hace replantear muchas cosas.
Comprendo que Chaves lo plantea como consecuencia de su "disgusto" con el supuesto rol social del diseñador (el cual niega rotundamente). De todos modos no deja de ser verdad lo que dice.

Finalmente, no solo estoy metido en ese sistema que tanto odio ... sino que fuera de él no tendría lugar.
No sé como sigue esto, escucho propuestas!

6 comentarios :

  1. Coquis, yo también quise cambiar el mundo, pero no lo logré, y en lugar de sentirme una fracasada, seguí apostando por lo que quiero y me gusta. Soy una arquitecta frustrada, lo diré siempre, pero a los 17 tuve que salir a laburar y no cuadraba en el esquema de esa carrera. Hoy, y con otra carrera encima (Cs. Económicas) , y con más de 15 años de experiencia trabajando para arquitectos y diseñadores, o sea, con el oficio del diseño encima, no tendría necesidad de lo académico, y sin embargo volví a los claustros, esta vez por Diseño. Por qué? porque es lo que quiero hacer, porque me gusta, y no hay nada más placentero que hacer lo que a uno le gusta, y si te pagan por ello mejor!
    Lo demás, es decir, la ética y la moral de la profesión corre por tu cuenta. Vos te hacés como profesional, vos le agregás a tu profesión tu cuota personal. Y también sos vos el que sabe cuánto te duele o no el bolsillo.

    Mis dos centavos ;))

    ResponderEliminar
  2. Pienso Igual que Moni :)

    ResponderEliminar
  3. Supongo que con el tiempo se irá viendo eso.
    Me gusta mucho diseñar, tal vez el problema esté en el marco laboral en que se desarrolla el diseño.
    Confío que encontraré la manera de de trabajar de esto y disfrutarlo al mismo tiempo .... y sino, quedará como hobby y me adaptaré a los tiempos que corran y a las necesidades

    ..... y muy de última, recurriré a tocarles el timbre en busca de unos ricos medallones de pescado con pure y un tiramisu de postre. NO ME CIERREN LAS PUERTAS!!!!

    ResponderEliminar
  4. "... vamos a la realidad, vos q esperabas?, si nosotros vendemos bienes y servicios de consumo" Julian dixit

    Tenés razón, pero creo que soy como el cornudo que se da cuenta último.
    No se si cambiar el mundo, pero tampoco seguir sumando a este espiral humano autodestructivo.
    ¿me fui a la mierda? jajajaja

    ResponderEliminar
  5. "Me gusta mucho diseñar, tal vez el problema esté en el marco laboral en que se desarrolla el diseño." by Cocoluchis

    Ves? en lugar de cambiar el mundo se puede empezar por una meta menos monumental. Y esto que decís, tampoco es poca cosa. Para pensarlo ;)

    ResponderEliminar